sábado, 11 de mayo de 2013

Bermúdez muere en duelo


             El 15 de diciembre de 1831, a menos de un año de la muerte de Bolívar, el general José Francisco Bermúdez es muerto en Cumaná durante un duelo.  Rafael Berrizbeitia lo ultimó de un balazo cuando Bermúdez quiso fuetearlo.

            Así terminó la vida de este patriota impetuoso nacido en San José de Aerocuar el 23 de enero de 1782.  Murió a la edad de 49 años, de los cuales 21 dedicó a la guerra de independencia sobresaliendo en importantes acontecimientos como el de la defensa de Cartagena cuando por más de cien días fue sitiada por Morillo y la toma de Angostura.
Bermúdez fue en los comienzos de la República de los patriotas orientales leales a Mariño hasta el punto de llegar a desconocer la autoridad del Libertador y tratar de agredirlo con su espada en el Puerto de Güiria, tras la expedición de Los Cayos.  Pero después de la campaña de Guayana, y el fusilamiento de Piar, Bermúdez se subordinará lealmente al Libertador, quien lo pone al frente de importantes misiones durante la guerra de independencia.
            Bermúdez guerrea desde 1810 cuando la provincia de Cumaná se suma a la independencia.  Es de los que participan contra la insurrección de los catalanes en 1811, en las batallas de Aragua, Los Magüeyes, Urica, Maturín, primera y segunda Batallas de Carabobo, Río Hacha, Puerto Cabello.  Ascendió hasta General en Jefe y llegó a ser Comandante de la Provincia de Cumaná.  La última carta de Bolívar para él se produce en Lima en mayo de 1826 con motivo del viaje de O’Leary.  En esta carta Bolívar pide a Bermúdez información sobre la situación de Venezuela y le ratifica una vez más su aprecio y amistad.

2 comentarios:

  1. Desconocía este pasaje histórico, de que Bermúdez murió en un duelo. Hay muchos acontecimientos históricos que no han sido difundidos con amplitud y especificación.

    ResponderEliminar
  2. Necesitamos saber de dónde venimos y defender el camino hacia donde vamos. El conocimiento es una de las armas más poderosas que no ocupa lugar en la mente. ¡Qué hermosa historia, cómo lucharon estas personas en latinoamérica!. Le debemos gran parte de lo que somos. La lucha seguirá

    ResponderEliminar