martes, 20 de agosto de 2013

Bolívar por vez última en Caracas

      
      El 14 de Enero de 1827, Bolívar se halla en Caracas, a donde ha llegado hace cuatro días, bajo palio y alborozo, acompañado del general José Antonio Páez, tras una ausencia de más de seis años de su siempre amada patria chica.
            Circunstancias políticas imperiosas han devuelto a Caracas la figura suprema del Padre de la Patria.  Había brotes de guerra civil.  Estaba en peligro la unidad grancolombiana y Bolívar era el único que podía apaciguar los ánimos y debilitar el morbo de la división.
            El día diez, Bolívar había sido recibido con música de orquesta y dos señoritas le entregaron a su llegada dos coronas, una por su valor y otra por su constancia.  La primera, sin embargo, la colocó sobre la cabeza de Páez y la segunda la dedicó al Ejército Libertador, porque sus sienes jamás ceñirían coronas.  Es el día en que doña Gertrudis de Buroz, esposa del doctor Cristóbal Mendóza, primer presidente de la República, vuelve a ver a Bolívar al que en medio de su emoción encuentra “flaco y prieto” y así se lo hace saber en carta a su marido; pero “es el mismo del año catorce, me ha preguntado por ti y me encarga te diga que vengas inmediatamente, y que si no venías no habría él conseguido nada con su viaje; parece que este hombre singular o más bien Dios de la tierra, despliega cada día nuevos rasgos de sabiduría y nuevas virtudes, destinadas sólo a él y desconocidas de los otros hombres”.

            La llegada de Bolívar a Caracas es realmente reconfortante.  La municipalidad le obsequió un banquete al que asistieron más de 200 personas.  En la ocasión Bolívar obsequia a Páez su espada y Páez pronuncia un discurso en el que dice:  “Señores:  el Libertador ha colmado la medida de sus beneficios, de mis glorias y hasta de su poder; ya no puede dar más; me ha dado la espada que ha libertado a un mundo” Durante su estada en Caracas el Libertador se dedicó a poner las cosas en orden, organizó la administración pública y dotó de rentas a la Universidad Central.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada