martes, 20 de agosto de 2013

Día del Educador

images/stories/topes/tope_paquesepais.jpg

            El 15  de enero de 1932 se fundó en Caracas la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria que más tarde pasó a ser, y desde entonces hasta nuestros días, la Federación Venezolana de Maestros.
            El día del Maestro se instituyó precisamente para enaltecer la fecha en la que no obstante la prevalecencia de una dictadura, la de Juan Vicente Gómez, un grupo de docentes, preocupados por los problemas de la educación venezolana, decidió dar este paso de hondo contenido gremialista.
            Encabezaba el grupo de docentes, el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, quien delinea las bases del movimiento que a través de los años se transforma en una fuerza que ha logrado dignificar y elevar el nivel profesional del docente.
            El primer presidente de la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria, fue el educador Miguel Suniaga y a su lado toda una cáfila de miembros del magisterio que le dio lustre raigambre a la profesión.  Su  primera convención nacional tuvo lugar en 1936, inmediatamente después de la muerte de Gómez y cuando su sucesor, el general Eleazar López Contreras, abrió una espita a los movimientos y organizaciones gremiales democráticos.
            El día 15 de enero se paralizan las actividades docentes en todo el país y los educadores utilizan el asueto para actos conmemorativos, balance de sus actividades y reconocimientos.  El Presidente de la República condecora ese día a educadores con la Orden Andrés Bello y la medalla “27 de Junio”.  Estas condecoraciones son otorgadas a quienes se han destacado en el ejercicio de la docencia durante más de treinta, veinte y diez años, y realizado meritoria labor en la investigación científica, las letras y las artes.
            No obstante los méritos y logros, del gremio magisterial ha sido objeto de críticas duras como las que le hizo su ex – presidente, profesor Antonio José Medina, quien dijo que los cuadros magisteriales están como prisioneros y dormidos allí, en los laureles de sus propias andanzas buenas en el campo de las luchas reivindicativas.  De una u otra forma, los gremios docentes continúan representando una fuerza social combativa y progresista.


ç

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada