jueves, 22 de agosto de 2013

Julio Garmendia

             El 9 de Enero de 1898 nació en la Hacienda El Molino de El Tocuyo (Edo. Lara), Julio Garmendia, escritor que inició un estilo distinto al realismo y criollismo de la narrativa venezolana.
            Julio Garmendia era hijo del Dr. Rafael Garmendia Rodríguez y de doña Celsa Murrieta. A temprana edad quedó huérfano de madre.  Entonces su padre lo llevo a vivir con su abuela a Barquisimeto. Aquí estudió y publicó sus primeros artículos en “Eco Industrial”, un diario vespertino.  En 1914 murió la abuela y tres meses después su padre lo llevó a continuar estudios a Caracas en ramo comercial y como nada obligado es bueno duró poco en los estudios y se fue a trabajar como redactor en “El Universal” que entonces dirigía Luis Correa.  Aquí se encontró en su ambiente, se hizo amigo de su excelente consejero José Semprún y se relacionó con los intelectuales de la generación del 18.

            En 1923 viajó a Europa y durante dieciséis años recorrió las capitales del viejo mundo.  Vivió en París largo tiempo y fue Agregado Civil Ad honoren en la Legación Venezolana.  Más tarde fue Cónsul General de Venezuela en Génova, Italia.  En 1938, al estallar la Segunda Guerra Mundial, se  hallaba en Viena.  De allí viajó a Alemania en medio de la convulsión bélica.  Fue a parar a Noruega buscando salida hacía su patria, Venezuela, a la que regresa en 1949 para reintegrarse de nuevo al mundo de los suyos.  Las obras más conocidas de Julio Garmendia son “La Tienda de Muñecos” publicada en París en 1927 y “La Tuna de Oro” publicada en Venezuela en 1951.  Son dos obras de la cuentística venezolana que rompen con lo tradicional e inauguran una nueva ruta en el pensamiento y el estilo de la narrativa.  La obra de Garmendia es fantástica, irónica, insinuante, escrita en lenguaje puro, incontaminado.  Según sus mejores críticos, no tiene antecedentes y es punto de referencia obligada en la narrativa venezolana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada