viernes, 23 de agosto de 2013

Presidencia de Julián Castro

            El 4 de enero de 1859 una Convención de Diputados reunida en Valencia e integrada por los hombres más notables de los partidos Liberal y Conservador, designó a Julián Castro Presidente interino de Venezuela.

            Castro era Gobernador de Carabobo al servicio del Presidente José Tadeo Monagas y se había levantado en armas contra éste aprovechando el descontento general y animado por la alianza de los dos grandes partidos con este propósito.  El movimiento dirigido a derrocar a Monagas enarbolaba el lema de “Unión de los partidos y olvido de lo pasado”.
            El levantamiento de Castro, desde la Gobernación de Carabobo, ocurrió en marzo de 1858 y el 15 de ese mismo mes el Presidente Monagas se vio obligado a renunciar ante el Congreso, mientras el pueblo de Caracas salía a la calle para victorear al general Julián Castro que se hallaba en La Victoria al frente de 5 mil hombres avanzando hacia la capital.
            Tres días después se encargó del Poder Ejecutivo y el 9 de julio la Convención de Valencia lo eligió Presidente provisional, con 92 votos.  Al año siguiente, 4 de enero, la misma Convención lo ratificó como Presidente interino hasta dos días después de las elecciones que fue juramentado ante la Convención, pero sólo pudo gobernar como Presidente electo de Venezuela hasta el 2 de agosto de 1859, depuesto por un golpe de estado.
            Julián Castro, caraqueño, casado con María Nieves Briceño, tuvo cuatro hijos y, según el historiador González Guinán, era de origen humilde.  “Recibió una educación rudimentaria y, niño aún, abrazó la carrera de las armas bajo aquellas administraciones regulares  y   discretas    que    tuvo   la    República  después de  su organización  en  1830. Educación descuidada, instrucción pobre, modales ásperos, carácter duro, espíritu malicioso y conciencia elástica, por lo demás conocía  la carrera que había abrazado.  Era táctico, valiente, perseverante y muy capaz para engarzar con la punta de la espada la corona de la victoria”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada