lunes, 5 de agosto de 2013

Rafael María Baralt


            El 25 de febrero de 1857 la Reina de España destituye del cargo de administrador de la imprenta Nacional y Director de la Gaceta de Madrid al doctor Rafael María Baralt.
            Increíble que un venezolano haya en aquella época llegado a Madrid y ocupado  relevantes cargos; sin embargo, así fue y tal realidad es indicadora de la idoneidad y sabiduría de este venezolano nacido en Maracaibo y que después de don Andrés Bello, ha sido reputado como el segundo humanista de Venezuela.
            Decepcionado de la inestabilidad de su país a causa de los conflictos políticos y guerras de caudillos que parecían no tener  fin, el doctor Rafael María Baralt se marchó a España en 1843 cuando todavía ésta no había reconocido la independencia de Venezuela, y se radicó allá, en Madrid, desde donde irá después a Londres y a otras ciudades de Europa.
            En España, Baralt escribe, se relaciona y comienza a distinguirse por su poesía de castiza dicción, trabajos intelectuales, de investigación, todos de estilo clásicos y depurado.  Escribe “Resumen de la Historia de Venezuela” considerada como la primera obra de nuestra historiografía romántica, “Diccionario de Galicismos” de gran influencia en los escritores de nuestros tiempos; ensayos filológicos y políticos, poesías y un inconcluso Diccionario Matriz de la lengua castellana.
            Cuando murió el orador y publicista español Juan Francisco Donoso Cortés, marqués de Valdegamas, el escritor venezolano fue llamado a ocupar su puesto como individuo de número en la Real Academia de la Lengua. 

            Murió en 1860, a la edad de 50 años.  Tres años antes había quedado cesante por efecto de una orden real aparecida en la Gaceta que él mismo dirigía y que decía así:  “Ministerio de la Gobernación, Subsecretaría, Negociado Cuarto.  La reina ha tenido a bien destituir a nuestra señoría del cargo de Administrador de la Imprenta Nacional y Director de la Gaceta de Madrid.  De real orden lo comunico a usted para su inteligencia y cumplimiento”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada