miércoles, 7 de agosto de 2013

El Capitolio


             El 19 de febrero de 1873, el Presidente de la República Antonio Guzmán Blanco, inauguró el Capitolio o Palacio Federal, construido en menos de seis meses en el lugar que ocupaban las ruinas del Convento de las Madres Concepciones.
            En este convento demolido para erigir el Palacio Legislativo, estuvo prisionera en marzo de 1816 la heroína Luisa Cáceres de Arismendi, luego que fue sacada del Castillo de Santa Rosa de Margarita.
            El Congreso de Venezuela venía funcionando en la Universidad de Caracas y en vista de la necesidad que tenía la alta casa de estudio de aumentar sus áreas académicas, Guzmán Blanco decretó la construcción del Palacio Legislativo.  Los trabajos iniciados el 21 de septiembre de 1872 fueron encomendados al ingeniero Luciano Urdaneta, artífice de las obras guzmancistas e hijo del General Rafael Urdaneta, último Presidente de la Gran Colombia.
            La obra, decretada por Guzmán Blanco debía, como en efecto ocurrió, estar concluida el 20 de febrero de 1873, décimo cuarto aniversario del alzamiento federal de Coro, a objeto de servir de sede al primer Congreso surgido de la Revolución de Abril.
            El bello edificio de dos pisos tiene dos hemiciclos, uno para la Cámara de Diputados y otro para la Cámara de Senadores.  Su fachada es de orden dórico con un cuerpo ático central y está decorado con pinturas épicas de grandes artistas venezolanos como Tovar y Tovar, Herrera Toro y Tito Salas. 
            La inauguración del Capitolio  de Caracas duró los días 19 y 20 y fue un acontecimiento nacional.  Guzmán Blanco en esa ocasión creó una Medalla de Plata para condecorar a más de 400 obreros y profesionales que trabajaron en la obra. (@Piocid)


No hay comentarios:

Publicar un comentario