viernes, 23 de agosto de 2013

ENERO / Día de la Paz

 

1º de enero de 1967. - El Presidente de la República, doctor Raúl Leoni, decretó se celebrara nacionalmente el Día de la Paz, el primero de enero de cada año, en consideración a que en ese momento el hombre reafirma sus anhelos de buena voluntad, con la aspiración de que presida su conducta.
            Con este decreto el Gobierno venezolano se adelantó a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que el 16 de noviembre de 1982, en su Sexagésima Novena Sesión Plenaria, dispuso que fuera proclamado solemnemente 1986 como Año Internacional de la Paz.  El día fijado para la proclamación fue el 24 de octubre de 1985 que coincidió con el 40º. Aniversario de esa Organización, en cuya carta se declara que “los pueblos de las naciones unidas  están resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra y, con tal finalidad, practicar la tolerancia y convivir como buenos vecinos y unir sus fuerzas para el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales”.
            Al proclamarse 1986 como Año Internacional de la Paz se reconoce que “la educación, la información, la ciencia y la cultura pueden contribuir a ese fin”.
            Consecuentemente con esos antecedentes, por decreto 966 del 8 de enero de 1986 el gobierno de Venezuela creó un comité nacional para coordinar y desarrollar las actividades concernientes.
            Es tradicional asimismo que el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, desde el altar central de la Basílica de San Pedro en Roma, abogue el día primero de enero de cada año por la causa de la paz tan amenazada por la carrera armamentista y las diabólicas bombas nucleares inventadas y almacenadas por las grandes potencias.


            Venezuela siempre ha sido un país amante de la Paz y ese sentimiento se halla simbolizado en un monumento de 46 metros de altura que el escultor Manuel de la Fuente levantó en el  cerro “Peña de la Virgen” en los Andes venezolanos.  Más alto que la estatua de la Libertad en Nueva York, el Cristo del monte de Corcovado en Brasil y la Basílica del Valle de los Caídos en España, este monumento representa la imagen de Nuestra Señora de la Paz, patrona de la ciudad de Trujillo, y se encuentra a 1700 metros sobre el nivel del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada