miércoles, 14 de agosto de 2013

Expulsión de la madre de Piar

          
 
 El 31 de enero de 1798, el capitán general Pedro Carbonel ordenó que la casa de la señora María Isabel Gómez, madre de Piar, fuera registrada por cuanto se tenía información confidencial de que la misma estaba implicada en la tentativa de independencia de Gual y España.
            Requisado el domicilio de la madre de Manuel Piar, nada encontraron los agentes de la Capitanía General, no obstante, la sospecha quedó en pie y doña María Isabel fue expulsada del país para Curazao, de donde era nativa.  Su hijo Piar, héroe de la independencia y fusilado en la Plaza de Angostura por condena de un Tribunal de Guerra, tenía para ese momento 24 años de edad.
            De acuerdo con recientes investigaciones el verdadero nombre de Piar era Manuel María Francisco, nacido en la ciudad de Willemstad en abril de 1774  y bautizado el 28 de ese mismo mes en la Iglesia de Santa Ana (Curazao).  Su madre María Isabel Gómez, era mulata, profesión partera o comadrona.  Tuvo tres hijos:  Felipe, Manuel y Juan, que llevaron el apellido de Piar, legitimados por subsiguiente matrimonio.
            La madre del General Manuel Piar era casada con Don Fernando Piar, natural de las Islas Canarias.  Después que murió don Fernando, María Isabel se casó en segundas nupcias con Pedro Colomba, en la Guaira, y de este segundo matrimonio tuvo otros tres hijos:  Gregoria, Soledad y Francisco.  Después del fusilamiento de Piar, el Libertador concedió el 28 de mayo de 1827 una pensión mensual de treinta pesos a María Isabel y posteriormente el Congreso de la República de Venezuela estableció en las leyes de presupuesto de los años 1835 – 1836 una partida de 360 pesos anuales por ser madre de Manuel Piar, quien había servido a la República hasta su muerte y había sido General en Jefe.  La madre de Piar murió en Caracas el 6 de septiembre de 1836.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada