viernes, 19 de julio de 2013

Aquiles Nazoa

            El 25 de abril de 1976 murió trágicamente en accidente  carretero, Aquiles Nazoa, extraordinario poeta y humorista, cuya obra se mantiene fresca y viva, tanto como su calidad, ingenio y profundo contenido humano.
            La muerte del poeta, ocurrida en la autopista Caracas – Valencia, impacto hondamente en el alma nacional y tenía que ser así toda vez que este hombre sencillo de la barriada caraqueña de El Guarataro supo asumir y proyectar los valores de la cultura popular.
            Aquiles Nazoa murió a la edad de 56 años.  Había nacido, por lo tanto, en 1920.  En la todavía fresca y airosa Caracas de la bufanda y los romantones.  En la Caracas de tejados rojos y patinados.  En la Caracas apacible y hermosa ocasionalmente perturbada por los bocinazos de los carritos Ford y los chácharros gomeros.
            Cuantas cosas gratas escribió Aquiles Nazoa sobres su ciudad.  Lo llamaron una vez “el novio de Caracas”.  El y el cronista Enrique Bernardo Nuñez eran los grandes e importantes defensores de la gran capital que  al fin cedió al  impulso aplastante del progreso de hormigón y concreto.
            Su poesía era dulce, fresca y tierna.  Llenaba el alma de toda la tierra venezolana.  Y tanto como poeta era humorista y cronista de elegante y amena prosa.  Sin lugar a dudas llegó a ser el mejor humorista de su tiempo, seguidor de la línea de Job Pim a quien destaca al igual que Leo en la antología de “Los Humoristas de Caracas” único estudio completo conocido hasta ahora sobre aspecto de la literatura venezolana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada