lunes, 29 de julio de 2013

La Provincia de Margarita

            El 18 de marzo de 1525 el Emperador Carlos V dictó una real cédula por la cual creaba la provincia de Margarita dependiente tanto en lo político como en lo militar y Judicial, de la Real Audiencia de Santo Domingo.
            La Provincia abarcaba lo que es la Isla de Margarita en el mar de las Antillas, al frente de la costa de Cumaná o Nueva Andalucía.
            Había sido descubierta por Cristóbal Colón en su tercer viaje (1498) y resultaba entonces el punto más conveniente para concentrar los trabajos de pesquería y explotación de la perla que tenía a la Isla de Cubagua como asiento principal.
            La Isla, en calidad de encomienda, fue entregada por dos vidas a Marcelo Villalobos, quién había sido Oidor de la Real Audiencia de Santo Domingo, pero falleció al año siguiente (1526) cuando se disponía viajar para encargarse de la gobernación.
            Los derechos de la gobernación fueron transferidos a su hija Aldonza de Villalobos Manrique, quién gobernó en ausencia y a través de tenientes de gobernador por ser menor de edad y luego a través de su esposo Pedro Ortiz y Juan Gómez de Villandrando, esposo de su hija Marcela. La fundó con los habitantes de Cubagua o Nueva Cádiz en el punto que se conoce hoy Pampatar. Aquí levantó una fortaleza que en 1662 destruyeron los holandeses y después otra en un cerro del Valle de la Asunción, capital de la Provincia.
            Cuentan las crónicas que en 1561, cuando Lope de Aguirre invadió la isla por la ensenada de Paraguachi, enseguida prendió y dio muerte a garrotazos al teniente gobernador Gómez de Villandrando, robó las cajas reales en las que estaba depositado el quinto de la pesquería de perlas de Cuabagua, saqueó la ciudad y tras cometer muchas otras crueldades, la abandonó.
El 1555, el mestizo Francisco Fajardo, natural de la isla, concibió el proyecto de descubrir, conquistar y pacificar la provincia de Caracas junto con su madre la cacica Isabel, sus hermanos Juan, Alonso Carreño y Pedro Fernández.


No hay comentarios:

Publicar un comentario