martes, 9 de julio de 2013

Batalla de Bomboná



            El 9 de junio de 1822 el Libertador escribió a Santander desde la escarpada región de Pasto para darle cuenta del éxito de la campaña.
            Pasto es un volcán de los andes colombianos a más de 4200 metros de altura sobre el nivel del mar y en cuyas faldas Bolívar acababa de dar la Batalla de Bomboná que aseguró después la libertad de Colombia.
            “Mi querido General” decía Bolívar a Santander, Vicepresidente de Colombia.  “Había pensado no escribir a usted, sino de Pasto, o del otro mundo, si las plumas no se quemaban; pero estando en Pasto tomo la pluma y escribo lleno de gozo, porque a la verdad hemos terminado la guerra con los españoles y asegurado para siempre la suerte de la República.  En primer lugar, la capitulación de Pasto, es una obra extraordinariamente afortunada para nosotros, porque estos hombres son los más tenaces, más obstinados y lo peor es que su país es una cadena de precipicios donde no se puede dar un paso sin derrocarse.  Cada posición es un castillo inexpugnable, y la voluntad del pueblo está contra nosotros, que habiéndoles leído públicamente aquí mi terrible intimidación, exclamaban por sobre sus cadáveres; que los españoles los vendían y preferían morir a ceder.  Esto lo sé hasta por los mismos soldados nuestros que estaban aquí enfermos.  Al Obispo le hicieron tiros porque aconsejaba la capitulación.  El Coronel García (jefe de las tropas realistas que firmó la capitulación) tuvo que largarse de la ciudad huyendo de igual persecución.  Nuestra división está aquí y no hace una hora que me ha pedido una guardia de Colombia, por temor a los pastusos”.

            En el resto de la carta Bolívar reclamaba para sí la gloria total de la rendición de Pastos, pues no debía entenderse que en ella fueron determinantes los triunfos obtenidos por Sucre en la Campaña del Sur.  “Tenga usted entendido – decía Bolívar – que mi intimación fue la que produjo el efecto, pues aquí no se sabía  ni se podía saber nada de la Batalla de Sucre, ni se ha sabido hasta el primero.  Por lo mismo que no quiero que atribuyan a Sucre el suceso de la capitulación:  primero, porque bastante gloria le queda, y segundo, porque es verdad y muy verdad que estaban resueltos a capitular sin saber nada de Sucre”...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada