domingo, 14 de julio de 2013

Fusilamiento de Matías Salazar

El 17 de mayo de 1872 el General Matías Salazar fue ejecutado en Tinaquillo por un pelotón del ejército, luego de la sentencia condenatoria dictada por el “Gran Tribunal” que integraban 23 Generales en Jefe.  La sentencia había sido confirmada por el Presidente de la República, General Guzmán Blanco, quien habría dicho “Este muerto es mío”.
Matías Salazar, iniciado como liberal en la cruenta y larga guerra de la Federación, tuvo acusada figuración en la Revolución del 27 de abril que introdujo a Guzmán Blanco en el Poder por dos décadas.
A raíz de la Revolución de abril, Guzmán Blanco convocó un Congreso Plenipotenciario de los Estados, el cual se instaló en Valencia el 12 de junio de 1870.  Este congreso lo nombró presidente interino de la República, y primero y segundo designados a los generales José Ignacio Pulido y Matías Salazar.
En 1870 estalló la revolución de los Azules capitaneada por José María Hernández, vencido en Guama por Matías Salazar y en Apure por el propio Guzmán Blanco.  A partir de entonces, Guzmán Blanco se aureola de prestigio y comienza a consolidarse en el poder, pero a poco Matías Salazar, quien era Presidente de Carabobo y Segundo Jefe del Ejército, entra en contradicción y se distancia del partido de Guzmán. 

En 1871 intenta un fracasado golpe de mano contra el régimen guzmancista, pero es perdonado a condición de que salga del país junto con su mentor político, el escritor y compositor Felipe Larrazábal.  En mayo de 1872 viola el compromiso que había contraído con Guzmán Blanco de permanecer en el exterior y regresa a Venezuela aliado con los conservadores.  Invade al país por Colombia el 29 de abril de 1872, pero pocos días  duran sus escaramuzas en prosecución del poder.  El 10 de mayo de ese año es hecho prisionero en las márgenes del río Orujo y conducido a Tinauqillo donde es sometido a juicio. Cinco días después se abrió el juicio y en una sesión de nueve horas de duración fue condenado a muerte con degradación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada