sábado, 13 de julio de 2013

Muere Andrés Eloy Blanco


       El 21 de mayo de 1955 murió trágicamente en México el poeta, escritor y político venezolano, Andrés Eloy Blanco.
       La muerte del bardo que con sus poemas cantó las angustias y esperanzas de su patria, ocurrió cuando un vehículo chocó contra su auto e inmediatamente después de haber participado en un acto público conmemorativo del primer aniversario de la muerte de Carnevali, su compañero y amigo.
       Regresaba a su casa de Cuernavaca    junto con su esposa Lilina Iturbe de Blanco, quién también resultó herida.
       La noticia suscitó honda conmoción en todos los círculos literarios, artísticos y sociales de Venezuela y América donde el poeta era admirado y donde su obra es objeto de la mayor aceptación.  Murió Andrés Eloy Blanco a la edad de 58 años.  Había nacido en Cumaná el 6 de agosto de 1897 y desde joven se trasladó a Caracas, ciudad que quiso entrañablemente y donde alcanzó su borla de abogado y su renombre de poeta.
       Además de poeta, AEB sobresalió como orador elocuente, de palabra fácil y florida y político de altura.  Desempeñó con acierto la Presidencia de la cámara de diputados, la Presidencia del Consejo Municipal del Distrito Federal y el Ministerio de Relaciones Interiores.
       Era dueño de un estilo personal muy propio.  Su poesía florida y de metáfora feliz hace que en 1923 obtenga con su canto a España el lauro concedido por la Academia Española.  En su profunda obra sobresalen:  Poda, Barco de piedra, Tierras que me oyeron, Baedecker 2.000, Abigaíl, El Arbol de la noche alegre, Giraluna, Navegación de altura, Vargas el Albacea de la angustia y A un año de tu luz, que es una honda elegía a la madre muerta.
        Al recordar al poeta en la fecha aniversaria de su muerte dolorosa repetimos palabras de José Ramón Medina:  “Recordamos a Andrés Eloy Blanco por lo mismo que recordamos a Antonio Machado, a Miguel de Unamuno, a Federico García Lorca.  No sólo por la poesía que crearon sino por la  condición humana que impusieron y a veces antepusieron a la propia necesidad de la creación  lírica.  Por la responsabilidad que supieron asumir ante la historia y ante el pueblo”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario