domingo, 28 de julio de 2013

Expedición de Los Cayos

            El 21 de marzo de 1816, el Libertador sale de los cayos de San Luis comandando una expedición con destino a la Isla de Margarita, en un nuevo y esperanzador intento de recuperar la República por dos veces perdida.
            La expedición compuesta de siete goletas y 250 hombres, en su mayoría oficiales, fue organizada con la generosa ayuda del Presidente de Haití, Alejandro Petión y el Almirante curazoleño Luis Brión, quien durante el curso de la misma resultará herido en combate en alta mar con un bergantín español.
            El 31 de marzo, zarpa  dando inicio a una navegación cautelosa que tarda poco más de un mes. A bordo de las goletas van oficiales venezolanos y neogranadinos, entre ellos, Manuel Piar, Santiago Mariño, Ambrosio Plaza, Gregor Mac Gregor, Francisco Antonio Zea, Pedro María Freites, Bartolomé Salom, Pedro León Torres, Carlos Soublette, Pedro Briceño Méndez, Manuel Valdés, Diego Ibarra, Juan Bautista Bideau, Carlos Chamberlain, Juan Baillio, Carlos Eloy Demarqut, Renato Beluche, y Henri Ducoudray – Holstein.
            Pero un día antes de arribar a las costas de la Isla de Margarita debe darle combate  en los Frailes a dos bergantines españoles que derrota tras captura a la escuadrilla de Brión.
            El 3 de mayo de 1816, llegan finalmente a las costas margariteñas de Juan Griego donde la expedición es recibida por el general Juan Bautista Arismendi, quien domina gran parte de la isla desde noviembre del año anterior.
            Los patriotas marcharon hasta la Villa del Norte y celebraron una asamblea que ratificó a Bolívar como Jefe Supremo y reconoció a Santiago Mariño, como segundo Jefe. Aquí el Libertador lanzó dos proclamas: una muy general a todos los venezolanos y otra a los habitantes de Costa firme en las cuales destaca la decisión  del ejercito patriota de recuperar la República. Elogia la magnanimidad de Luis Brión comprometido en tal empresa, hace hincapié en la unidad del ejército y promete a los españoles cesar la guerra a muerte si ellos convienen en lo mismo.

            Esta expedición, aun cuando Bolívar sufrió serio descalabro en Ocumare de la Costa, permitió a los patriotas avanzar y consolidar posiciones en el Oriente, especialmente en la provincia de Guayana, cuya campaña militar profundizada exitosamente por Manuel Piar, abrió nuevos derroteros y afincó el triunfo definitivo de la República.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada