miércoles, 17 de julio de 2013

Guzmán Blanco contra la iglesia

Antonio Guzmán Blanco


El 9 de mayo de 1876, el Presidente de la República Antonio Guzmán Blanco, declaró independiente del Episcopado Romano a la Iglesia de Venezuela y pidió al Congreso ordenase que los sacerdotes parroquiales fueran elegidos por el pueblo, el obispo por los rectores de  parroquia  y los arzobispos por el Congreso, retornando así a los usos de la primitiva iglesia fundada  por Jesucristo y los Apóstoles.
Argumentaba Guzmán Blanco  en su solicitud al Congreso que “dicha Ley no sólo resolverá el problema clerical, sino que será, además, un gran ejemplo para la Iglesia Cristiana de la América Republicana,  obstaculizada en su marcha hacia la Libertad, el orden y el progreso por la política retrógrada de la Iglesia Romana”.
El Congreso aceptó la solicitud guzmancista, expresando que no vacilamos en emancipar a la Iglesia de Venezuela de aquel episcopado que pretende absorber desde Roma, como poder infalible y omnipotente, la vitalidad de un pueblo libre, las creencias de nuestra conciencia y las nobles  aspiraciones de la gran familia humana.”

Este primer repudio oficial a la autoridad de Roma por parte de una de las repúblicas americanas, causó conmoción en todo el mundo.  Las desavenencias de Guzmán Blanco con la Iglesia comenzaron desde su misma llegada al Poder, pues él era el masón  y liberal y los curas siempre estuvieron manifestantes al lado del Partido Conservador.  Así que tan pronto llegó al Poder, Guzmán Blanco comenzó por expulsar a los jesuistas y luego le siguieron los frailes y las monjas.  Todas las propiedades de la Iglesia fueron confiscadas y se abolieron las escuelas parroquiales, la ceremonia civil fue declarada la única forma legal de Matrimonio, los cementerios fueron abiertos a protestantes, judíos y herejes, se suprimió toda clase de subsidios a la Iglesia y ministros y el Convenio de las Concepciones, uno de los más antiguos y grandes de América, fue demolido para erigir allí el actual Capitolio del Congreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada