martes, 23 de julio de 2013

La Academia de la Lengua

            El 10 de abril de 1883, el Presidente de la República, Antonio Guzmán Blanco, decretó la Academia Venezolana de la Lengua para defender el idioma  y preservar la calidad del lenguaje hablado y escrito.
            Fue esta la quinta academia de la Real Lengua Española que se creó en el mundo de habla hispana y la primera de todas las academias venezolanas.  Se inició con dieciocho miembros y el propio Presidente de la República se convirtió en su primer director.
            Fueron los primeros académicos:  José Antonio Calcaño, Rafael Seijas, Gerónimo Blanco, José María Rojas, Julio Calcaño, M. Fambona y Palacio, Eduardo Calcaño, J. M. Morales Marcano, Felipe Tejera, Marco Antonio Saluzzo, M. M. Fernández, Amenodoro Urdaneta, Eduardo Blanco, Jesús Sistraga, Aníbal Dominici y José María Manrique.  Desde entonces destacadas figuras de las letras nacionales han pasado y pasan por esta corporación en un afán permanente de enaltecer y superar la calidad de nuestro idioma.
            La Academia Venezolana de la Lengua es sin duda una de las instituciones más dignas y respetadas del país y esa dignidad y respetabilidad se la han dado hombres escogidos de nuestra intelectualidad que se desviven trabajando e investigando en aras de la pureza de la lengua castellana, investigando sobre nuestros dialectos, acentos, léxicos y fonología.

             En esa defensa permanente del idioma la Academia ha promovido un proyecto de Ley en el cual plantea la necesidad de tomar medidas a nivel de los planteles de educación media para mejorar la calidad del lenguaje que se habla y escriba a esos niveles.  Asambleas, conferencias, debates internacionales e intercambios permanentes con otras corporaciones organiza y mantiene la Academia dentro de ese proceso renovador y dinámico de nuestro idioma.  De todas maneras, es evidente que ella no cuenta todavía con los recursos legales y materiales suficientes para preservar la calidad del idioma, amenazado en la actualidad por el mal uso de los medios de comunicación social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada