viernes, 21 de junio de 2013

Batalla de Boyacá


             El 7 de agosto de 1819 terminó la campaña de la Nueva Granada con el triunfo de Boyacá, que infligió al ejército realista del general Barreiro un golpe mortal y puso en manos de los patriotas el territorio de la Nueva Granada  y su consecuencial independencia.
            “Ni Dios me quita la victoria” había exclamado el general José María Barreiro, seguro de la victoria, pero amarga repuesta recibió entonces cuando el Libertador con un ejército maltrecho que venía de tramontar el Páramo de Pisba le cortó el paso en el Puente de Boyacá en una singular batalla estratégica de la que no pudo escapar ni su propio gran comandante el general Barreiro.
            El Virrey Juan Sámano, al saberlo, emprendió la fuga desde Bogotá dejando en las arcas un millón de pesos y en los almacenes, armas, pertrechos y ropas para equipar a todo un ejército.
            La batalla de Boyacá ocurrió a las dos de la tarde y prevaleció el factor sorpresa luego de calculados por el Libertador todos los movimientos para acorralar al enemigo.  El ejército patriota perdió tan sólo 13 hombres y 53 resultaron heridos.
            Entre los muertos en puesto de vanguardia estaba el Reverendo Padre Fray Miguel Díaz.  El general Santander hizo fusilar a Barreiro y a otros oficiales y prisioneros que el Libertador se proponía canjear.

En carta de Bolívar desde Bogotá a Francisco Antonio Zea en Angostura dice refiriéndose a la batalla de Boyacá, “Un jefe experto, al frente de un ejército de 4.000 a 5.000 guerreros es lo primero que se me presenta en el campo de batalla.  El general D. José María Barreiro, encargado de su dirección, apura sus esfuerzos, mueve todos los resortes del valor, y él me ha presentado acciones que faltaban a la república para el lleno de sus glorias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada