miércoles, 19 de junio de 2013

El Lago de Maracaibo


            El 24 de agosto de 1499, Alonso de Ojeda, acompañado de Américo Vespucio, Juan de la Casa y 57 marinos, descubrió el Lago de Coquivacoa, el cual bautizó con el nombre de San Bartolomé y que en la actualidad figura en nuestra geografía como Lago de Maracaibo.
            Con este descubrimiento de Ojeda nace también el nombre de Venezuela derivado de  Venecia pues a esta Ciudad flotante de Italia se le parecía a los descubridores, el típico conglomerado de viviendas indias que cubrían la apacible costa del Lago.
            El Libro “Suma de Geografía” de Martín Fernández de Enciso, primero que se escribe del Nuevo Mundo a principios del siglo dieciséis, habla ya de esta nación llamada “Venezuela”
            Alonso de Ojeda es el primer navegante, después de Cristóbal Colón, que logra licencia real para expedicionar por el Nuevo Mundo.  Salió de España en mayo de 1499 comandando cuatro navíos y tocó en la Guayana Holandesa desde donde recorrió todo el Litoral venezolano hasta llegar a La Guajira.  Antes de penetrar en el Lago de Coquivacoa, Ojeda estuvo en la Isla de Curazao a la que llamó por el tamaño de sus habitantes “Isla de Gigantes”.
            De vuelta a España, Ojeda se llevó de Venezuela en calidad de negocios 232 indios que vendió como esclavos.
            Entre esos indios había una muy bella llamada Guariya que bautizó con el nombre de Isabel y luego hizo su esposa.  La Guariya llegó a amar al conquistador y le fue fiel hasta su muerte.  Preso una vez, encadenado y listo para ser regresado a España al igual que Colón, se lanzó al agua y la india lo salvó de irse al fondo bajo el peso de los hierros.  Permaneció escondido entre manglares mucho tiempo y terminó al final con sus huesos en Santo Domingo.
            Antes de morir, pidió a los misioneros del convento de San Francisco que lo enterraran a la entrada del templo para que todo el que entrara y saliera lo pisara.

            El “Caballero de la Virgen”  como siempre quiso que lo llamaran, tuvo con su guajira tres hijos de los que muy poco se sabe.  De la Guariya se escribió después que la encontraron muerta orando sobre la tumba del conquistador amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada