jueves, 20 de junio de 2013

La Carta de Jamaica



            El 18 de agosto de 1815, Bolívar denuncia desde Kingston, al editor del periódico “The Royal Gazette” el genocidio que desde la época del descubrimiento viene cometiendo España en sus colonias de la América del Sur.
Bolívar no sólo habla en su larga carta de los abominables asesinatos que se cometen contra todos los que piensan y luchan a favor de la independencia sino que se remite a la historia que “relata ampliamente aquellos espantosos acontecimientos que han sido tan profundamente deplorados por el ilustre historiador Dr. Roberton, apoyado en la autoridad del gran filósofo y filántropo Las Casas, que vio con sus propios ojos, esta nueva y hermosa porción del globo poblada por sus nativos indios regada después con la sangre de más de veinte millones de víctimas:  y vio las más opulentas ciudades y los más fértiles campos reducidos a hórridas soledades y desiertos espantosos”.
            Se refiere Bolívar a la destrucción de los incas en casi todo el Perú, a los sufrimientos de Tupac – Amaru y toda su real familia, a las carnicerías de Quito y Cartagena, a como en México, más de un millón de habitantes han perecido en las ciudades pacíficas en los campos y en los patíbulos.
“No ha sido solamente la guerra a muerte – expresa Bolívar – la que los españoles han declarado contra aquel opulento imperio sino una guerra de exterminio, la que las tropas españolas hacen con ferocidad; sin cuartel para el vencido; ejerciendo su venganza contra las poblaciones inofensivas de todas clases y pasando a filo de espada, no sólo a los prisioneros sino a los civiles, a los ancianos y a los enfermos, a las mujeres y a los niños; saqueando y destruyendo ciudades y aldeas y la propiedad en general sin exceptuar siquiera a los animales.  Esos españoles han cometido en Venezuela hechos tan atroces que, en lo venidero, parecerán increíbles”
            Termina el Libertador haciendo relación de los abominables crímenes de los realistas Antonanzas, Zuazola, Rosete, Ceballos, Boves y otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada