martes, 18 de junio de 2013

Bolívar auxilia a su salvador


             El 26 de agosto de 1821 Bolívar con una carta fechada en Trujillo  dirigida al señor Presidente del Congreso General de Colombia, auxilia en un momento difícil para los realistas al español don Francisco Iturbe, su salvador de hacía nueve años cuando la capitulación de Miranda.
            Bolívar pide en esa carta al señor Presidente del Congreso toda clase de consideración para Iturbe quien emigra y temen le confisquen sus bienes dada su condición de español.
            Si los bienes de don Francisco Iturbe se han de confiscar, yo ofrezco los míos como él ofreció su vida por la mía - escribe Bolívar.
            Justamente, Iturbe fue el fiador de Bolívar cuando su vida como la de otros oficiales patriotas peligraba en manos de Domingo Monteverde que se había erguido en autoridad suprema de Venezuela al perderse la primera República con la capitulación de Miranda en San Mateo.
            Como se sabe, Monteverde no cumplió con los términos de la capitulación y desató una persecución a muerte contra los revolucionarios. Miranda fue su preso más importante y murió desterrado en Cádiz.  Bolívar necesitaba pasaporte para salir porque el comandante Casa León había cerrado el puerto de La Guaira.  De manera que o le quedó más recurso que acudir a su amigo don Francisco Iturbe para que lo  ayudara.  Iturbe, español consecuente y leal a la amistad, se presentó con Bolívar ante Monteverde y le dijo:  “Aquí está el comandante de Puerto Cabello, don Simón Bolívar, por quien he ofrecido mi garantía; si a él toca alguna pena, yo la sufro; mi vida está por la suya”.
            Bolívar recuerda en su carta aquel momento y deja en interrogantes estas reflexiones para el presidente del Congreso:  ¿A un hombre tan magnifico puedo yo olvidar? ¿Y sin ingratitud podrá Colombia castigarlo?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada