jueves, 6 de junio de 2013

El Laudo Arbitral de 1899

            El 3 de octubre de 1899 un Tribunal Arbitral reunido en París dicto sentencia favorable a la Gran Bretaña en la reclamación, planteada por Venezuela, de más de 150.000 kilómetros cuadrados del territorio al oeste del Río Esequibo.
            Dicho Tribunal estuvo integrado por cinco jueces:  los británicos Lord Russel, Justicia Mayor de Inglaterra y Lord Collins, Justicia de la Corte Suprema de la Gran Bretaña; dos norteamericanos, M Fuller, Presidente de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos y D. Brewer, Magistrado de la misma Corte norteamericana; y como Presidente el profesor ruso de derecho internacional  F. De Martens.  Como se ve, Venezuela  carecía de representación.
El Tribunal Arbitral se instaló en enero de 1899 y sesionó durante varios meses conforme al tratado firmado en Washington el 2 de febrero de 1897 y mediante el cual se sometía el viejo conflicto de límites a un arbitramiento que determinaría la línea divisoria entre los Estados Unidos de Venezuela y la colonia de la Guayana Británica.  Meses antes, en noviembre de 1896, habían firmado Estados Unidos e Inglaterra las bases del tratado que debía decidir la cuestión.  Dicho tratado fue negociado entre Londres y Washington, negándose  a Venezuela sus derechos de participar directamente sobre este asunto que incumbía a su integridad y soberanía.
            De acuerdo con el Laudo Arbitral dictado el 3 de octubre de 1899, la nueva frontera de Venezuela por la región de Guayana, comenzaría en Punta Playa, a varias millas de la desembocadura del Orinoco y remataría, por el sur, en la fuente del río Corentín.  Es decir, que otorgaba a Venezuela una zona de la desembocadura del  Orinoco y una pequeña faja al sur del Venamo.  En resumen, unas cinco mil millas cuadradas de las 60.000 mil en disputa.  La nueva demarcación coincidía de esta manera con la línea del naturalista prusiano Robert Schonburg expandida en 1840, y privaba a Venezuela de un inmenso territorio heredado de España a raíz de su independencia.
            En noviembre de 1962 el entonces Canciller de Venezuela, Dr. Marcos Falcón Briceño, denunció ante las Naciones Unidas el Laudo de 1899 y de allí en adelante Venezuela se lanzó a una ofensiva que dio lugar, primero, al acuerdo de Ginebra que fijaba las normas y alternativas para una solución pacífica de  la reclamación, y posteriormente, el protocolo de Puerto España provocado por las tensiones entre Venezuela y la antigua colonia de Guyana que había recobrado su independencia de Inglaterra.  Vencido el Protocolo que duró doce años, Venezuela reanudó la reclamación conforme a lo pautado en el acuerdo de Ginebra.  (Ver Protocolo de Puerto España, 18/06/1970)


3 comentarios: