sábado, 22 de junio de 2013

Independencia del Perú

José de San Martín

            El 28 de julio de 1821 el general José de San Martín proclamó en la Plaza Mayor  la  Independencia  del  Perú,  consolidada  más tarde por Bolívar.  Mucho antes el inca Tupac – Amarú encendió la antorcha de la libertad y fue sacrificado por ello.  Otro tanto le acontece a José Gabriel Aguilar en Huanuco y García Pumacahos en Cuzco, hasta que un día los ejércitos patriotas de Bolívar y San Martín  se reunieron en Guayaquil y decidieron definitivamente la suerte del Perú y América.
            Perú era el último baluarte de los realistas y de donde podían emprender una reacción capaz de comprometer  la integridad de las naciones libertadas.  Por eso Bolívar se mostró interesado en penetrar con sus fuerzas al Perú, pese que una gran parte de ese territorio había sido independizado por José de San Martín.  El Protector del Perú, comprendiendo la incapacidad de su ejército para combatir al enemigo, se entrevistó con Bolívar en Guayaquil en procura de ayuda, mas sus seguidores se opusieron por razones de honor militar a la entrada del ejército.  San Martín sintiéndose impotente para seguir adelante, se fue a Europa y el gobierno sucesor tuvo que ser deshecho en las batallas de Toratá y Moquegua para que se pudiera aceptar la presencia de Bolívar.  El Diputado Olmedo en un discurso que es célebre, instó el Libertador de Colombia en estos términos:  “Todos los elementos de ataque y defensa acumulados en el Perú, sólo esperan una voz que los una, una mano que los dirija y un genio que los lleve a la victoria”.
            Bolívar, desde Guayaquil, entró a Lima en medio de las aclamaciones del pueblo  y tomó el mando supremo del ejército unido del Perú.  Luego de superar una crisis dentro del ejército peruano que puso su vida en peligro, el Libertador Simón Bolívar organizó  lo mejor que pudo su ejército en el Norte del Perú y abrió las hostilidades contra el general Canterac, a quien derrotó en la pampa de Junín en un combate silencioso de armas blancas que duró algo más de media hora.  Meses después Bolívar entregó el mando del ejército al general Sucre mientras pasaba a Lima a preparar nuevos contingentes.  El 9 de diciembre de 1824 Sucre salió hasta Cuzco al encuentro de los 12 mil soldados del Virrey La Serna y los derrotó en la Sabana de Ayacucho para asegurar así la independencia del Perú y América.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada