jueves, 20 de junio de 2013

Muerte de San Martín


            El 17 de agosto de 1850 a la edad de 72 años, veinte después que Bolívar, aunque era cinco más viejo que éste, falleció en Boulogne Mer, Francia, el general José de San Martín, prócer de la independencia de Argentina, Chile y Perú.
            En Argentina, región meridional del Atlántico, así como en Chile y  Perú, ondean a media hasta el 17 de agosto, el azul, el blanco y el rojo de sus respectivas banderas para recordar a quien con Simón Bolívar comparte el glorioso título de Libertador de América.
            José de San Martín, nacido en Yapeyú (Argentina) siguió la carrera de las armas durante 22 años en un regimiento de España hasta adquirir el grado de coronel.  En ese mismo país se inició en las logias que luchaban por la independencia americana.  Regresó a su patria y tomó parte de la guerra de independencia.  Con la ayuda del gobierno de su patria pasó a la frontera con Chile y liberó a ese país ganando las históricas batallas de Chacabuco y Maipó.  Después marchó con su ejército que se erguía invencible a libertar gran parte del Perú, y los peruanos le proclamaron Protector y Jefe del Ejército.  En el Perú tuvo que afrontar no obstante su popularidad y liderazgo, los intentos de asesinato que llenaron de angustia y amargura su vida.  Por tan desgraciada circunstancia tomó la decisión irrevocable  de abandonar la vida pública.  Pero antes de abandonar el suelo americano quiso tener una entrevista con el Libertador de Colombia.  Esta tuvo lugar en Guayaquil a fines de Julio de 1822 y dio como resultados a la vista la agregación de Guayaquil a Colombia, el auxilio que Colombia  prestaría al Perú y finalmente la no  aceptación del sistema monárquico en la América.
            Luego de este momento trascendental en el que se pone a prueba la grandeza de los dos grandes caudillos americanos, el general San Martín viaja a Europa y muere en Francia.  Sus restos fueron repatriados a la Argentina en 1880 y descansan en la Catedral de Buenos Aires.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada