lunes, 10 de junio de 2013

Mariño provoca disturbios en Angostura

El 21 de septiembre de 1819 el general Santiago Mariño, para entonces diputado del Congreso de Angostura, presionó a los parlamentarios, con apoyo del pueblo que en tumulto agitado había invadido las afueras y espacios adyacentes al salón de sesiones, para que nombraran al general Juan Bautista Arismendi, Vicepresidente en sustitución del doctor Francisco Antonio Zea y a él, a Mariño, Jefe del Ejército en sustitución del Bermúdez y Urdaneta.

El Congreso de Angostura cedió a la presión tumultuosa y a las maniobras de Mariño por lo que el Vicepresidente Zea no le quedo más alternativa que renunciar en aras de la paz pública y aguardar el regreso del Libertador que se hallaba en campaña por la Nueva Granada.
El por qué Mariño procedía así lo explicaban bien sus antecedentes  y  descontento porque uno de los suyos, Arismendi, estaba preso en la cárcel de Angostura por desacato a una orden del Presidente encargado y descontento también porque habiendo él reemplazado a Arismendi en la jefatura de las tropas de Oriente, había sido devuelto a ocupar su curul en el Congreso.
El desacato de Arismendi consistía en el hecho de haberse negado a entregar a Urdaneta 500 hombres de tropa de la Isla de Margarita, reclutados por orden del Libertador.  Su conducta llevó a Urdaneta a remitirlo preso a Angostura para ser enjuiciado.  Preso se hallaba Arismendi cuando Mariño preparó su manifestación ante el Congreso y explotó la especie de que la campaña de Bolívar por la Nueva Granada había sido un fracaso.

De manera que el prestigio militar de Mariño y su influencia en el Congreso y el pueblo eran tal que logró el hecho insólito de sacar de la cárcel a Arismendi para presidir el Congreso y de hecho asumir la Presidencia de la República por ausencia de Bolívar.  En Arismendi se daba este episodio por segunda vez aunque en circunstancias diferentes, pues en 1813 cuando se hallaba preso en el Castillo de Pampatar, fue liberado por el pueblo para asumir la gobernación de la isla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada