sábado, 1 de junio de 2013

Derrocamiento del General Medina Angarita

            El 18 de octubre de 1945 fue derrocado el gobierno del general Isaías Medina Angarita por un movimiento cívico militar cruento que instauró en el país un sistema democrático con raíces populares, pero que tan sólo habría de durar tres años, pues intervino después un golpe militar incruento que estableció un régimen totalitario desconocedor de la Constitución y atropellador de los más elementales derechos ciudadanos.

            Medina había ascendido al poder en abril de 1941, en tiempo de crisis general provocada por la segunda guerra mundial.  Durante mandato se desarrolló un hermoso plan de obras nacionales, destinadas principalmente a la educación y se construyó la urbanización “El Silencio”, principio de la Caracas moderna.  En el curso de la gestión medinista se observó un mayor acercamiento entre las naciones americanas, se abrieron las puertas de las cárceles, no hubo, por lo tanto, presos políticos ni exiliados y se disfrutaba, comparativamente con regímenes anteriores, un clima mayor de libertad y garantías ciudadanas.
            Pero el 18 de octubre de 1945, un movimiento revolucionario corto, pero sangriento, estalló en la ciudad de Caracas, puso al general Medina fuera del poder e instaló con el apoyo irrestricto de Acción Democrática, partido entonces en la oposición, una Junta Revolucionaria de Gobierno integrada por siete miembros y presidida por Rómulo Betancourt.
            El movimiento de octubre ha sido a través de todo ese tiempo, elogiado por unos maldito por otros.  Sin embargo, marcó un jalón en la trayectoria económica, civil y militar de Venezuela.
            La interrupción de aquella jornada del lapso 45-48 por la dictadura militar que protagonizó por espacio de una década el general Marcos Pérez Jiménez, debilitó sustancialmente las grandes reformas que fueron entonces banderas de los principales partidos políticos, especialmente de Acción Democrática, que se erigió como un partido de masas afincado en el socialismo democrático.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada